blanqueamiento

Blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es un procedimiento por el cual se aclara el color de los dientes para lucir una sonrisa más blanca y estética. Los resultados son inmediatos y no tiene efectos secundarios.

Los dientes pierden su tono natural por el desgaste con el paso del tiempo y es posible recuperar el tono mediante un blanqueamiento dental.

La mayoría de nosotros tiene en su juventud dientes blancos brillantes, gracias a su superficie de esmalte. Compuesto por barras microscópicas cristalinas, el esmalte dental está diseñado para proteger los dientes de los efectos de la masticación, el rechinar, el trauma y los ataques con ácido causados por el azúcar. Pero con los años el esmalte se desgasta, haciéndose más transparente y permitiendo que se muestre el color amarillo de la dentina (el material del diente central).

Durante la masticación, la dentina se mantiene intacta, mientras que se producen en el esmalte millones de micro-grietas. Estas grietas, así como los espacios entre las barras cristalinas del esmalte, las que poco a poco se llenan de manchas y residuos. Como resultado, los dientes con el tiempo desarrollan una apariencia opaca y sin brillo.

El blanqueamiento dental elimina las manchas y suciedad, dejando abierto y expuesto el esmalte de las grietas. Algunas de las grietas son rápidamente remineralizadas por la saliva, mientras que otras se llenan de nuevo con restos orgánicos.