odontología infantil

Odontología infantil

Todas las sociedades de ortodoncia recomiendan una primera visita al ortodoncista en torno a los siete años de edad; ello es debido a que en los niños una sencilla intervención puede evitar complejos tratamientos de ortodoncia o cirugía ortognática en el futuro. Por eso la infancia es el momento de actuar y prevenir los problemas de mala oclusión dental.

La Sociedad Española de Ortodoncia recomienda que todos los niños deben recibir una valoración de ortodoncia antes de los 7 años.
Aunque los dientes de su hijo estén bien colocados pueden esconder un problema en la mordida, éste es un problema que sólo un ortodoncista puede detectar. Una buena salud dental significa más que la salud de dientes y encías. Su hijo necesita que sus dientes y mandíbulas estén apropiadamente alineados: una mordida saludable.

El tratamiento temprano permite:
Guiar el crecimiento de las mandíbulas a posiciones más favorables.
Guiar los dientes permanentes a posiciones más favorables.
Disminuir los riesgos de golpes en los dientes anteriores muy salidos.
Evitar extracciones de dientes sanos en el futuro.
Mejorar el aspecto facial y la autoestima.

Pistas que le pueden indicar la necesidad de un tratamiento de ortodoncia precoz
(a partir de los 7 años)
Problemas de crecimiento de las mandíbulas. Pérdida temprana o tardía de los dientes de leche.
Dificultad para masticar o morder. Respirar por la boca. Chuparse el dedo.
Dientes apiñados (torcidos), en mala posición o bloqueados. Mandíbulas que están demasiado adelante o atrás.
Mordida cruzada o invertida. Dientes salidos (protuidos). Dientes superiores e inferiores que no se juntan o que se juntan de una manera anormal.
Una apariencia facial desequilibrada. Apretar o rechinar los dientes. Morderse la mejilla o morderse el paladar.